Sí, sé mentir y lo hice muchas veces... pero era verdad que te quería. Cerrá bien cuando te vayas.

12 de julio de 2011

Abrázame. Sentíme.

Hagamos de cuenta que soy una almohada.
Tu almohada.
Esa que te acompaña todas las noches
y que contiene tu fragancia.
Abrazáme. Sentíme.
Formá un puente entre tus brazos
y dejáme ser yo quién te acaricie.

Hagamos de cuenta que soy un espejo.
Tu espejo.
Permitime reflejar quién sos,
ser tu fiel confidente
y resaltar tus virtudes, pero querer tus defectos.
Hagamos de cuenta que soy un libro.
Tu libro.
Ese en el que descargás tus emociones y aflicciones
así como también todas tus satisfacciones.
Dejáme custodiar tus confidencias
y ayudarte a disminuír tus preocupaciones.

Hagamos de cuenta que soy tuya.
Que somos seres bilaterales que nos pertenecemos...
Bastaría con que me lo permitieras
y no sería necesario absoluta y definitivamente, nada más.